Usar bancos de imágenes tiene sus riesgos.

A ver, adivinen  ¿cuáles son las diferencias entre las dos fotos siguientes?:

santas-en-playa

Los observadores podrán mencionar varias, que la de la izquierda es más clara, que la derecha está más saturada de azul, que los pies tienen posiciones que las sombras…     es más, habrá quien note que es la misma, solamente invertida (vean el modo en que van siendo iguales desde donde comienzan la playa y las olas a lo lejos en el medio de ambas fotos).

La verdad es realmente triste: Ambas las usaron dos competidores para anunciarse, el mismo día, en el mismo medio.  Yo insisto en que la mercadotecnia debe vender; por tanto, la publicidad también. Pero uno de los entendidos básicos es que cada marca debe diferenciar su mensaje de las otras, para dar argumentos y estimular al consumidor potencial a comprarla…   ¿qué pasa si dos competidoras se anuncian con el mismo concepto, el mismo arte, una oferta muy similar para la misma temporada, en el mismo medio?  Pues pasa que están haciendo marketing perezoso y los tiempos no están para ello.  La demanda ha bajado en prácticamente todas las categorías y nos encontramos a dos marcas que ni siquiera le pueden poner entusiasmo a su comunicación, sino que se limitan a tomar una foto del banco y usarla como base de su mensaje…   ¡guácala!   ese sí es trabajo mediocre.    Si cualquiera de esos equipos estuviera a mi cargo, se habría llevado una buena regañada, con el reto de hacer cosas inteligentes y no mugres de flojera.   Asumo que su objetivo era generar ventas, pues los anuncios de ambos mencionaban paquetes, tarifas y promociones básicamente iguales; si ni siquiera pudieron pensar diferente de su competidor, menos van a diferenciarse ante el consumidor. Y si al consumidor la oferta no le hace responder ¡claro!, la oferta no sirve.  ¡Peor aún cuando dos ofertas son idénticas!

A esforzarse, raza.   No todo es arte, ni por ahorrar vamos a hacer cochinadas; si hay poco presupuesto para imágenes, antes de caer en la tentación de usar un banco o CD, busquen otros caminos creativos; a fin de cuentas, para eso les pagan, y lo mínimo es demostrar que se merecen ese pago.

Categories1

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *