¿Cómo haremos para seguir siendo el orgullo de Monterrey? preguntó ‘El Diablo’ Fernández, y Femsa cambió de rumbo (o al menos así me lo imagino)

Una pregunta puede disparar los cambios en una empresa, sin importar lo tradicionaly  arraigada de su cultura.  Femsa lo ha demostrado, con la guía de ‘El Diablo”. Sigue siendo el orgullo de Monterrey, pero un orgullo diferente.

 

Fachada OXXO 1

Femsa se ha reinventado. Pasó de ser la cervecería orgullo de Monterrey, estancada en el mercado sin grandes crecimientos de la cerveza y perdiendo poco a poco terreno frente a Modelo, a convertirse en un gigante del retail, primero con Oxxo y ahora con farmacias en México y Latinoamérica.

Ayer platicaba con mi querido Rafa Treviño cómo la innovación no necesariamente se nota en la creación de productos radicales, sino en cambios de dirección como éste. Seguramente, un día ‘El Diablo’ le preguntó a alguien en su equipo: ¿cómo haremos para seguir siendo el orgullo de Monterrey, aunque no vendamos ni una cerveza?

No necesito imaginar la respuesta. Se ve. Femsa es una empresa radicalmente distinta a aquella donde participé en el due dilligence de 1994 para vender parte de su capital a Labatt. Al poco tiempo vino el error de diciembre y los millones de dólares de los canadienses se evaporaron; en unos meses valían menos de la mitad.  La participación de mercado de Cervecería venía en decadencia y Modelo los estaba rebasando. Habían perdido el foco, la pasión, y hacían cerveza como por compromiso.

Veinte años después, Femsa ya no es Cervecería.  Es un corporativo del comercio al menudeo que vende en miles de tiendas en el país –me cuesta trabajo seguir el ritmo de apertura de tiendas, y no es difícil tener una idea actualizada de cuántas tiendas hay en el país– un grupo que tiene farmacias en México y otros países,  y recientemente inauguró su primera gasolinería en Monterrey  (grupos gasolineros del país, ¡aguas!).

Acá les dejo la dirección de un artículo del financiero sobre el tema.  Vale la pena. http://www.elfinanciero.com.mx/opinion/la-magia-de-el-diablo-en-actos.html

De pilón.

Trump es el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos.  La gente lo sigue y sus adversarios tratan de convencerla con argumentos lógicos de no votar por él.  Si leyeran a Dan Ariely, verían que los humanos somos predeciblemente irracionales y no reaccionamos bien ante esos esfuerzos.  Trump parece saberlo también y les habla a sus temores, a sus odios, a sus más arraigados prejuicios.  ¿Ganará?  No sé.  Como dijo Yogi Berra, predecir es muy complicado, sobre todo cuando se trata del futuro. Pero en este futuro parece haber un contendiente con mejor entendimiento de su mercado: Trump.

De repilón.

Tuve el gusto de escribir en Wikipedia el artículo sobre la reseña biográfica de mi admirado amigo, Carlos Fernández Collado.  Es gratificante ver que todavía hay gente buena, culta, pensante, interesante, en este presente donde idolatramos la estupidez.

De requetepilón.

¿Han usado la metodología de Design Thinking para cambiar el rumbo de sus empresas?  Si no lo han hecho, es buen momento para comenzar a darle una estudiada.  Abriendo la mente, entendiendo al mercado, busca soluciones por caminos imprevisibles, creativos, increíbles.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *